Lisboa

DSC02717Lisboa está situada sobre una ladera de manera que pueden observarse en la ciudad multitud de niveles de inclinación. Si tuviera que definir la capital de Portugal con una sola idea sería algo así como “pendientes, rampas, desniveles…”. Nunca había estado en una ciudad con tantas cuestas y tan empinadas. Sin duda, los lisboetas deben estar en forma si tienen que caminar por estas calles a diario…

Me ha llamado la atención que Lisboa no es como las demás capitales europeas. No tiene ese ritmo de vida frenético que he sufrido en otras ciudades como Madrid o París en las que la gente corre para entrar en el metro, corre para salir del metro y, en general, corre. No tiene cientos de turistas parados frente a un monumento haciendo fotografías y colapsando la circulación natural de la ciudad. Bueno, es que en realidad creo que tiene pocos monumentos para ser una ciudad tan importante…

Hablemos un poco de historia. En 1755, Lisboa sufrió un acontecimiento catastrófico: un terremoto de nivel 9 en la escala de Richter que después provocó un maremoto y que terminó ocasionando un incendio que asoló la ciudad. Los datos indican que un tercio de la población murió en este suceso. Horrible. A las pérdidas humanas hay que sumarle las pérdidas arquitectónicas: casi la totalidad de la ciudad se redujo a la nada y hubo que empezar de cero. De ahí que en la actualidad no existan grandes monumentos o palacios que reflejen la riqueza que tuvo el país en la época de los descubrimentos. Una pena, sin duda.

Todo esto lo sé porque realizamos un tour de casi tres horas en el que un guía nos contó la historia de Lisboa y nos explicó miles de anécdotas y detalles que, de no ser por él, habrían pasado desapercibidos a nuestros ojos. Además, en varios edificios hemos podido observar  las secuelas de ese suceso, como por ejemplo, grietas enormes en la fachada.

Torre de Belém
Torre de Belém

Sin duda, estos tours son altamente recomendables ya que por muy poco dinero (en este caso cada viajero pagaba al guía la cantidad que consideraba oportuna según su criterio) puedes aprender y disfrutar de lo que hay más allá de las piedras que conforman una ciudad antigua como esta. 

Sin embargo, en dos días no hemos podido ver todo lo que Lisboa ofrece. Seguramente hayamos dejado atrás cosas muy interesantes para realizar otras actividades pero bueno, cada uno tiene sus prioridades… 

Anuncios

Se dice, se comenta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s