Exigencias

Cuando te enfrentas a una entrevista de trabajo o te preparas para enfrentarte a ella algún día, debes tener claro cómo eres y conocerte para poder responder cuestiones del tipo “¿Cuál es tu mayor virtud? ¿Qué te gustaría cambiar de ti mismo? Nombra tres debilidades que poseas…”

Buscando la solución a estas preguntas me he dado cuenta de que uno de los defectos que necesito modificar con mayor urgencia es mi exigencia. Soy muy exigente con los demás, ya sea familia, amigo o pareja. Sin embargo, eso no es lo que me preocupa. Lo que más me preocupa es la exigencia que tengo conmigo misma.

Creo que siempre he sido así pero puedo decir sin temor a equivocarme que esta característica se ha acentuado durante este último año, supongo que generado por la situación en la que estoy. Tengo que darlo todo siempre, estar al 100 %. Tengo que aprovechar las mañanas para mandar currículums, para estudiar, tengo que aprovechar el tiempo o sino me sentiré inútil. Tengo que ser la mejor novia, la mejor amiga, la mejor hija, la mejor hermana. Siempre quiero ser la mejor. 

Ser perfeccionista te hace ofrecer lo máximo de ti en cualquier ámbito de la vida y claro, dicho así no parece tan malo… Sin embargo, el problema viene después, cuando me decepciono porque me resulta muy difícil cumplir con mis expectativas o cuando considero que no las cumplo en alguno de los casos. Quiero ser la mejor para los que me rodean y nunca me considero la mejor, siempre hay algo en lo que fallo, siempre hay algún detalle del cual interpreto que aún no es (o soy) suficiente, que tengo que exigirme más, mejorar un poco más. 

Soy consciente de que con esta actitud y esta forma de pensar sobre mí misma alimento mi inseguridad y mi baja autoestima, o quizá sea al revés y mi inseguridad y baja autoestima sean los que me provocan esa autoexigencia… Sea como sea, intento cambiar. No puedo agradar a todos ni darme por completo en todo momento, al igual que los demás no pueden hacerlo conmigo. Soy la mejor tal y como soy, ni más ni menos, y las personas que formen parte de mi vida sabrán apreciarme precisamente por eso, por mi manera de ser, con mis defectos y mis virtudes, y aunque no esté siempre al 100 %. 

Anuncios

Se dice, se comenta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s