Canon de belleza

Todos tenemos complejos. Todos. Ni siquiera se libran esas personas que tienen un ego elevado y se miran orgullosos al espejo cada día. Físicamente o psicológicamente, siempre hay algo, por pequeño que sea, que nos gustaría cambiar, algo en lo que queremos mejorar.

En el terreno psicológico no voy a entrar, sería demasiado complicado. En cuanto a la parte física, el canon de belleza está bastante claro, y lo odio. Lo odio porque hace que todos nos queramos convertir en lo mismo, porque nos empuja a compararnos con un ideal que, por suerte, no todo el mundo comparte.

Lo odio porque conozco a varias personas (casi todas del sexo femenino) preocupadas por su peso, por esos kilos de más que tanto daño pueden hacer en una sociedad como esta en la que la belleza está normalizada. Miro a esas personas y… vale, sí, puede que no se encuentren en su peso ideal pero ¿¡y qué!? Están sanas y en todas ellas encuentro algo bello que me encanta.

Lo odio porque podría considerarse que mi constitución entra dentro de ese estándar de belleza y parece ser que, gracias a eso, no debería tener ningún tipo de complejo ni presentar ningún problema con mi físico. Pues no, no es así.

Mi caso podría ser el opuesto al que he comentado antes: me aterra adelgazar y de hecho, me he pasado media vida intentando engordar para dejar de ser tan canija. Algunas personas me han llegado a plantear algunas cuestiones sobre mi peso que duele escuchar pero no, no tengo ningún problema. Simplemente, soy así. Mi metabolismo trabaja rápido y por más que coma, no engordo. Siempre oigo las mismas palabras cuando comento este asunto con alguien: “Qué suerte, qué envidia”.  Lo sé, es una suerte, pero eso no quiere decir que siempre sea algo agradable…

Como dice el refrán, nunca llueve a gusto de todos, así que creo que al final todo se reduce en respetar a los demás y valorarlos tal y como son. En sopesar los comentarios inocentes que se nos ocurren antes de compartirlos, porque lo que para unos puede resultar inofensivo, para otros resulta ser una estocada en su autoestima. Y nunca olvidéis que la belleza está en los ojos del que mira

Después de compartir con vosotros el experimento de Dove en el que se utilizaban unos supuestos parches de belleza, hoy os dejo aquí otro vídeo para reflexionar sobre este tema: 

“You have to know that the ideal… just doesn’t exist”.

Anuncios

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. bunnyinarocket
    Abr 26, 2014 @ 16:00:37

    Reblogueó esto en Adios Conejitosy comentado:
    Espero que todos los que lean mi blog, se den un tiempito para leer esto. Me pareció muy interesante, puesto que yo misma me he dado cuenta que los cánones de belleza han sido lo peor que ha podido surgir en la sociedad. Sin querer conllevan a todos a tener de mayor o menor manera un odio o resentimiento hacia uno mismo que no nos hace aceptarnos tal como somos.

    Responder

  2. makitadonoso
    Abr 28, 2014 @ 15:42:16

    Seguí la recomendación de bunnyunarocket y me parece bastante inetresante tu post.
    Nuestra sociedad ya está de cabeza con todo lo que tienen que ver con la belleza pero creo que cada día hay más chicas que se quieren tal cual son (tu entrada es un ejemplo) y creo es fundamental que se comparta el sentimiento de que todas somos prefectas, que pesar menos no nos hace mejores ni mas lindas.
    Comparto tu opinion.
    Saludos y ya comenzaré a leer tus otros post!

    Responder

Se dice, se comenta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: