Bichos

Cuando era pequeña, siempre que veía una hormiguita andando por mi salón le hacía una “casa” de papel y la adoptaba como mascota. Una mascota que me duraba, más o menos, unos 30 segundos, justo el tiempo que tardaba en perderla de vista. Cuando eso ocurría, buscaba otra hormiga y listo.

Era un juego tan sencillo como el nombre que les ponía a todas esas amigas diminutas que me buscaba: Migui. Breve, conciso e intuitivo. ¿Para qué más?

bichos 2A pesar de tener esa extraña fijación en mi infancia de buscar Miguis por los rincones, lo cierto es que no soy muy amiga de los insectos. Cucarachas, abejas, arañas, moscas, mosquitos… Bichos de todas clases que no soporto, de los que huyo y que me hacen tener escalofríos a pesar de que Disney haya intentado pintarlos de manera adorable en su película.

Como en todo, hay bichos mejores y peores pero, en general, lo paso mal cuando tengo que enfrentarme a alguno de ellos. ¿Cómo es posible que una cosa tan pequeña pueda tener tanto poder sobre mí? Ahora con la primavera y el buen tiempo, empiezan a aparecer los insectos de forma preocupante para mí, polinizando las flores y haciendo esas cosas que hacen los bichos. Vienen con zumbidos o, peor aún, de forma silenciosa. Y cuando quiero darme cuenta hay una araña en el techo de mi habitación, una cucaracha en el salón y una avispa que se empeña en jugar al escondite…

En fin, son animalillos con derecho a la vida y, por mucho asco que me den, no me queda otra que convivir con ellos. Eso sí, si tuviera que elegir a algún bichito, sin duda me quedaría con las hormigas. Pero no con cualquier hormiga: elijo a Migui. Lo peor que puede hacerme es escaparse de su casa…

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Dios hecho mujer
    Abr 30, 2014 @ 00:19:06

    Creo que es una fobia que compartimos muchas (y algunos). Yo debo confesar que me he salido de casa si veo una cucaracha (y más, cuando las del Caribe, que es donde vivo, son voladoras).
    Me gusta tu blog. Saludos desde Cancún, México.

    Responder

    • Beitmotiv
      Abr 30, 2014 @ 11:24:34

      Yo también he salido huyendo de casa en tres o cuatro ocasiones por haberme encontrado con una visitante inesperada… ¡jajaja!
      Por cierto, ¡vives en el paraíso! 🙂 Un abrazo

      Responder

Se dice, se comenta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: