Después de la tormenta

No me mira. Creo que le molesta hasta oírme respirar. Estoy segura de que desearía estar en cualquier sitio en vez de aquí, conmigo…

Después de una discusión es difícil aguantar la tensión que se queda en el ambiente y apuesto a que la mayoría de personas optan por desaparecer, directamente. Es esa calma extraña que hay después de la tormenta pero que no deja sensación de paz. Es como si en cualquier momento pudieran empezar a caer de nuevo rayos sobre tu cabeza.

El silencio que se instala entre dos personas que acaban de discutir no siempre quiere decir que la bronca haya terminado. A veces significa incertidumbre, cansancio, frustración o dolor, y normalmente es un silencio difícil de romper. A veces te tranquiliza y otras te enfada más debido a la cantidad de ideas que bombardean tu mente. A veces ese silencio solo sirve para coger aire y reflexionar rápidamente: son solo unos segundos en los que intentas ordenar las ideas en tu cabeza y prepararte para continuar la batalla…

Anuncios

Se dice, se comenta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s