Un mal día

Se metió en la cama sabiendo que era lo mejor que podía hacer. Después de la mala tarde que había pasado, solo quería que el día terminara cuanto antes. Se tumbó con la esperanza de que él se tumbara a su lado pronto, que le hiciera algún gesto de cariño o la rozara. Esperaba un “tranquila, no pasa nada” pero no recibió nada de eso. Solo el silencio y la oscuridad la acompañaban. Y una pequeña lágrima que resbaló por su mejilla y terminó mojando su almohada. “Mañana será otro día”, se dijo, y respirando hondo esperó a que el sueño la abrazara…

Anuncios

Se dice, se comenta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s