Palabras

No sabemos medir lo que decimos, sobre todo en situaciones difíciles. No somos capaces de anticiparnos a la catástrofe que podemos producir. Palabras y más palabras salen de nuestra boca casi sin darnos cuenta y sin llegar a evaluar las consecuencias que pueden tener.

Hacemos tanto daño… Una sola palabra puede provocar un dolor intenso y profundo. Y es que está comprobado: duelen más las heridas del alma que las del cuerpo. Necesitamos más tiempo para curarlas y las cicatrices que dejan son más profundas. Tanto que puedes empezar a sangrar de nuevo en cualquier momento y sin previo aviso. Tanto que una sola palabra, hará que te desangres…

Anuncios

4 comentarios en “Palabras

  1. Tienes toda la razón en lo que has escrito pero este tipo de reflexiones nos vienen cuando estamos en un mal momento, así que si es así… Espero que veas el sol pronto. Aunque últimamente no lo veas así (por tus últimos post) tienes muchos motivos para ser feliz, gente que te quiere y que está a tu lado. El trabajo no lo es todo, de todo es lo menos importante y vendrá en algún momento. Al perderlo todo he aprendido una lección: no se trata sólo de no cargar nuestros problemas sobre los demás. Sino de no cargarlos sobre nosotros mismos tampoco (si solucionarlos no depende exclusivamente de nosotros). Nos focalizamos en lo malo y nos dejamos arrastrar hasta el abismo en lugar de centrarnos en lo bueno que tenemos. Y de tanto machacarnos acabamos perdiendo lo bueno que nos queda y cada vez cuesta más salir de ahí. Con esta parrafada (¡lo sientooo!) sólo te quiero decir que te aferres a lo bueno que tienes y lo explotes al máximo. Que el trabajo vendrá, pero lo importante lo tienes. Se feliz y se valiente. Un abrazo enorme B.

    1. Muchas gracias por tu comentario, A, pero tranquila que todo va bien (o, al menos, va como siempre). El texto lo escribí hace algunos días al quedarme reflexionando después de una conversación complicada pero no he creído oportuno publicarlo hasta hoy. Estoy de acuerdo en lo que dices, tenemos que ser felices, positivas y valientes. Pase lo que pase. Así que ya sabes… un abrazo a ti también

  2. Creo que cada vez la cago menos cuando hablo… o antes la cagaba mucho y ahora he aprendido a reflexionar más. También he aprendido que debo relativizar las cosas que me han dicho y tener en cuenta que el tiempo también las ha desfigurado un poco… El tiempo, siempre es cuestión de tiempo…

    1. Yo también he aprendido a pensármelo más de una vez antes de abrir la boca, jaja. Supongo que a esas cosas solo te enseña la experiencia. El problema viene cuando eres tú la que recibe palabras hirientes. A veces, por mucho que intentes relativizar, hay cosas que duelen y ya está. Pero como bien dices, siempre es cuestión de tiempo. Un saludo!

Se dice, se comenta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s