Año nuevo, vida nueva

No he empezado bien el 2015. ¡Y mira que lo he intentado! Pero hay cosas que, por mucho que me esfuerce, no puedo ni podré controlar nunca. No voy a entrar en detalles porque… ¿para qué? Suele pasar que los días más especiales también son los más tristes, así que solo es un día más que añadir a la lista. Nada más.

Veo estos días en las redes sociales a todo el mundo haciendo su balance del año que se ha ido y llenando todo de buenos propósitos, derrochando felicidad. ¿Hay algo más típico? Yo repaso mis propósitos para el 2014 y he cumplido 4 de 6. Podría haberlo hecho mejor, sí, pero ¡no me han dejado! Lo de “conseguir trabajo” e “independizarme” van íntimamente unidos y, por desgracia, no está tan en mi mano como quisiera. Aún así, mi porcentaje de éxito no está nada mal y estoy contenta.

Ahora redacto unos nuevos propósitos para el 2015 y no siento la necesidad de compartirlos con nadie. Ni en una red social ni nada. Esto me demuestra una vez más que soy una versión humana diferente. Y me encanta.

¿Año nuevo, vida nueva? SÍ, POR FAVOR… 

Anuncios

Se dice, se comenta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: