Enamorado

Cierro la puerta con una sonrisa y de camino a la habitación me miro en el espejo del pasillo: “Oh, mierda… ¡vaya cara, y vaya pelos! No entiendo cómo ha podido estar tres horas diciéndome guapa con estas pintas… Quizá sea verdad que está enamorado…”

Esto era lo que pensaba hace unos diez meses, cuando mi novio iba a verme a casa en los fríos días de diciembre y todavía no había ni siquiera posibilidades de que pudiéramos vivir juntos. 

Ahora, que ha pasado el tiempo y me acuesto y me levanto cada día a su lado, aún me sorprendo a mí misma teniendo pensamientos parecidos a ese. Por causas que aún no he conseguido averiguar, sigo teniendo bajones de autoestima y momentos en los que ni siquiera quiero mirarme al espejo y me cuesta entender las razones que llevan a mi novio a decirme palabras bonitas.

Por suerte, me pasa cada vez menos a menudo y con menor intensidad. Tal vez sea por la estabilidad que he conseguido tener con él y con el minijobs. O por el bien que me hace tenerle a mi lado cada día llenándome de besos y mimos. No sé… Lo que sí tengo claro es que él está enamorado. Eso es tan cierto como que estoy ahora mismo tecleando frente a una pantalla. Esa es la única manera de explicar por qué me sigue viendo preciosa 6 años después…

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. enmijauladecristal
    Sep 30, 2015 @ 20:22:19

    Qué bonito. Y qué envidia sana me das 😉 disfrútalo mucho guapa

    Responder

Se dice, se comenta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: