Treintañera

El jueves fue mi cumpleaños. 30 años. Una nueva década. 

No le daba ninguna importancia hasta que mi hermana llamó a la puerta de mi casa envuelta en serpentina y con globos en las manos. Hasta donde yo sé, sigue viviendo en París… pero eso nunca ha sido un impedimento para organizar, maquinar y movilizar a quien haga falta y poder así sorprenderme en un día especial. 

Y lo ha conseguido un año más. 

No solo ha venido desde París para pasar conmigo estos días, sino que ha organizado una fiesta sorpresa y una escapadita a Coimbra (Portugal). ¡Qué exageraita es! Pero dice que hacerme feliz hace que ella sea feliz. Es tan romántica…

Pienso en el dineral que se ha gastado y me siento mal… y no solo ella. Mi novio ha hecho también un gran esfuerzo económico, pero cuando se lo digo me responde: ¿y para qué está el dinero?

Así que hoy, que vuelvo de nuevo a la rutina y tengo un momento para procesar todo lo que ha pasado, me pregunto: ¿Qué les aporto yo a ellos? ¿Qué les motiva a hacer todo esto? Ha sido demasiado… ¿De verdad me lo merezco? 

Uff… estoy abrumada… ¡Será la edad!

Anuncios

Se dice, se comenta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: